Regresar

Nada de camuflajes

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«Me alegra ver que tienen orden y que se mantienen firmes en su fe en Cristo» (Colosenses 2: 5).

¿SABES QUÉ ES CAMUFLARSE? El diccionario dice que es «disimular algo dándole el aspecto de otra cosa». Parece una definición un poco complicada pero no lo es; es bastante sencillo de entender. Te lo explicaré con ejemplos de la naturaleza.

Verás, existen animales que «se camuflan» para protegerse de otros animales. Lo que hacen es que cambian aspectos de su cuerpo, como su color. Su forma o su luminosidad, para confundirse con el entorno y pasar desapercibidos. Es muy importante para algunos animales poder camuflarse, porque es su único mecanismo de defensa. Si no se camuflan, entonces otros animales más grandes y depredadores, los descubren y se los comen. Camuflarse es su única manera de no convertirse en el almuerzo de un depredador y así salvar la vida.

Algunos animales capaces de camuflarse son ciertos peces que adquieren rápidamente el color del fondo del mar; o los reptiles que se hacen pasar por hojas, troncos de árbol y piedras. Pero el rey del camuflaje es un gusano que, si un pájaro se le acerca con intenciones de comérselo, adopta el aspecto de una ramita de árbol. Su imitación es tan perfecta que algunas veces se posa encima del pájaro y este ni siquiera sospecha que podría ser su alimento.

Aunque camuflarse es una virtud para muchos animales, no lo es para un cristiano. La persona que sigue a Jesús no debe querer nunca pasar desapercibida, ni que la confundan con otro tipo de personas. Hemos de ser auténticos cristianos, que llamemos la atención con nuestra personalidad allí donde estamos, para que todos puedan ver en nosotros a Jesús.

Tú eres un niño o una niña cristiana, por eso, no te ocultes. No trates de pasar desapercibido cambiando tu manera de ser para que los demás no se den cuenta de que eres amiguito de Jesús. Al contrario, muestra bien que crees en Jesús comportándote como se comportaba él. De ese modo, otros niños querrán ser cristianos también, gracias a tu ejemplo, Ser cristiano no es ninguna razón para avergonzarse; al contrario, es algo de lo que podemos sentirnos muy contentos y orgullosos. Ya lo sabes, no te escondas: sé auténtico y déjate ver.


Envía tus saludos a:
menores@appdevocionmatutina.com