Regresar

Todos somos útiles

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«¿Es [...] una vasija rota e inútil, un trasto que nadie quiere?» (Jeremías 22: 28).

AL LADO del parqueadero está nuestro «cuarto útil». En él guardamos los trastos que no nos son útiles en el momento. Qué ironía llamarle cuarto útil al que contiene trastos inútiles, pero los guardo con la intención de utilizarlos cuando los necesite. Te confieso que a mí me gusta «acumular» objetos; así que tengo guardados desde el árbol de Navidad con todos sus adornos, hasta juguetes viejos, ropa para regalar, lámparas, retazos de tela, pinturas usadas, macetas vacías, plantas artificiales, vidrios de colores. Créeme que tenía mucho más, pero un día mi esposo, preocupado porque ya casi no se podía cerrar el cuarto y era muy difícil encontrar en él lo que estabas buscando, me dijo: «Si sigues así, nos va a salir un tigre de ahí».

Así fue como decidí conservar lo que era más útil y regalé todo lo demás. Por una parte me siento triste, porque me gusta saber que las cosas están ahí por si las necesito. Por otra parte me siento feliz al compartir.

Fíjate que todo lo que no se usa, no es necesariamente inútil. Yo tenía una repisa antigua guardada en el cuartito, y compré pintura aerosol, la pinté y ¡quedó como nueva! La coloqué en una habitación e incluso mi esposo se sorprendió de que quedara tan bien (si por él hubiera sido, la hubiera botado, pero yo la hice útil de nuevo). Los pedazos de vidrios de colores que mencioné antes, cuando tengo tiempo los pulo, los recubro con cinta de cobre, les pongo una soldadura y un producto que se llama pátina, y armo una linda lámpara o un lindo objeto decorativo para regalar. ¿Te imaginas cómo se tienen que sentir de bien la repisa y los vidrios cuando los desempolvo y les doy uso?

Cuando yo tenía tu edad, veía que tomaban en cuenta a otras niñas para actos cívicos y presentaciones, pero a mí nunca me tomaban en cuenta; me sentía inútil. Hasta que un día sí me pidieron que participara, ¡y a todos les gustó mi presentación! Si crees que no te están dando la oportunidad de ser útil, sé paciente, porque ya la tendrás. Pero sobre todo recuerda que Jesús no nos deja sin valor. Para Jesús tú vales mucho, y a su debido tiempo hará que todo el mundo vea tu valor.


Envía tus saludos a:
menores@appdevocionmatutina.com