Regresar

Una cena gratis

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«Dios, que da la semilla que se siembra y el alimento que se come, les dará a ustedes todo lo necesario para su siembra, y la hará crecer, y hará que la generosidad de ustedes produzca una gran cosecha» (2 Corintios 9: 10).

ERA UNA TARDE SOLEADA, preciosa. Estábamos en Bogotá mi es poso, mis hijas y yo, porque habían invitado a mi esposo a predicar en una semana de oración, Antes de ir a la iglesia fuimos a un centro comercial para comprar un regalo para unos amigos nuestros. Mi esposo llevaba un maletín, con su Biblia, su billetera y otras pertenencias. Pero en un momento, sin darnos cuenta dónde ni cómo, se nos perdió el maletín. Lo buscamos por todas partes pero no lo encontramos.

Cuando uno pierde su billetera debe llamar inmediatamente al banco, para que quien la tenga no pueda comprar nada con nuestro dinero. Y eso fue exactamente lo que hicimos. Así que mi esposo llamó a su banco para que bloquearan las tarjetas, y ahora... ¿con qué íbamos a pagar la cena? ¿Con qué íbamos a comprar regalos? ¡No podíamos gastar nada de nada en nada de nada! No te imaginas lo mal que se siente uno cuando le pasa eso, pero bueno, al menos todos estábamos bien.

Como no sabíamos qué hacer, decidimos esperar en el centro comercial hasta que llegara la hora de ir a la iglesia. Nos sentamos en una banca, con las barriguitas vacías, muertos de hambre. En una de esas, me giré a la derecha y vi, justo a mi lado, que había una bolsa. Me incliné a levantarla y me di cuenta de que estaba caliente, «¿Qué es esto?», me pregunté, y se la di a mi esposo. Él, sorprendido, la abrió y era una cena recién preparada.

-¿Quién habrá dejado esto aquí? -pregunté.

-No sé, pero ahora es nuestro -dijo mi esposo.

Esperamos un rato por si aparecía el dueño, pero no llegó. ¡Cenamos gratis aquel día! ¿Qué te parece cómo atiende Jesús nuestras necesidades? ¿Crees que Jesús te puede dar hoy lo que necesitas? Si a Elías le envió comida con unos cuervos ya nosotros en una bolsa de restaurante, también te dará a ti lo que necesitas. Él siempre está pendiente de cada detalle.


Envía tus saludos a:
menores@appdevocionmatutina.com