Regresar

Maravilloso sol

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«Te estás portando fielmente en el servicio que prestas a los demás» (3 Juan 5).

¿CÓMO TE SIENTES cuando hace sol? ¿Verdad que te pones contento y te dan ganas de salir a jugar con tus amigos? El sol da una luz y un calor que nos pone de buen humor. No tiene nada que ver un día soleado con uno lluvioso. Cuando el cielo está oscuro, nuestro ánimo también se nubla y perdemos las ganas de estar alegres y activos. Tal vez pienses: ¿cómo es posible que algo que está tan lejos de nosotros, allá en el cielo, como es el sol, pueda influir tanto en nuestra vida? Pues porque el sol produce una serie de beneficios sobre nuestra salud física y mental. Vamos a comentar algunos.

La luz del sol estimula los neurotransmisores que tenemos en nuestro cerebro, y que son los que regulan nuestro estado de ánimo. Por eso, cuando no hay sol, están más dormidos y estamos menos contentos. Cuando hace sol, nuestro sistema inmunológico funciona mejor porque nuestro cuerpo asimila mejor las Vitaminas C y D; por eso, si nos da el sol un ratito todos los días, es menos probable que nos pongamos enfermos. Los rayos ultravioleta del sol también regulan la melatonina, que es la hormona que define los ciclos del sueño. Eso quiere decir que si salimos un rato al sol durante el día, dormiremos mejor por la noche, ¿Y sabías que los rayos del sol también nos ayudan a tener menos granitos en la cara? Claro, no se puede estar todo el día al sol, pues nos quemaríamos la piel, pero un ratito diario es buenísimo para la salud. Yo diría que imprescindible.

¿Y cuánto cobra el sol por prestarnos tan valiosos servicios? ¡Nada! N-a-d-a. El sol presta un servicio totalmente desinteresado. Creo que podemos aprender esta lección del astro rey demos a otros un servicio desinteresado, así como el sol lo hace con nosotros. Colaboremos en nuestra casa, en la iglesia y en la escuela, sin esperar nada a cambio.

La próxima vez que salgas a jugar o a pasear al sol, recuerda dar gracias a Jesús por haberlo puesto en el cielo. Sin él, nuestra vida sería más triste. Igual que sin Jesús. Jesús es como el sol para nuestro corazón. Sin él estaríamos siempre tristes; pero con él como amigo, todo es felicidad.


Envía tus saludos a:
menores@appdevocionmatutina.com