Regresar

El tercer día: La tierra

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Vio Dios que era bueno, Génesis 1: 10.

*Necesitarás un balde con agua, un palo y una bandeja con arena, lodo o tierra seca.

Antes de que Dios hiciera la tierra, había únicamente agua. [Su niño(a) moverá el agua del balde con un palo, para que tenga la idea de cómo era antes de que Dios separara las aguas.] Esa agua iba y venía, sin límites y sin rumbo.

Una vez que Dios hizo el cielo con sus nubes, se dirigió hacia el agua que estaba debajo del cielo y la dividió en mares, ríos y lagos. Pero Dios sabía que para tener animales y humanos en su creación, tenía que hacer un lugar donde pudieran vivir y caminar. Por eso Dios nos dio la tierra, el lugar que pisamos.

La creó al dejar separado el mar de la tierra seca, y así más adelante pudo continuar con la hermosa creación de nuestro mundo. (Ahora permita que el niño toque con sus manos la arena, la tierra o el lodo.)

Todo lo que Dios hizo en la creación, y lo que hace hoy, siempre ha sido y será muy bueno. Somos nosotros, los seres humanos, los que hacemos daño a la naturaleza que Dios creó. Tenemos la responsabilidad de cumplir con nuestra labor y cuidar la tierra y el mar.

¿Te gustaría contribuir al cuidado de nuestro planeta? Platica con tus padres cómo puedes cuidar el planeta.

HABLA CON DIOS

Gracias, querido Jesús, por crear los lagos, los mares y los ríos, que son el hogar de muchos animales. También te doy gracias por la tierra donde las personas como yo y muchos animales, podemos vivir. Ayúdame a cuidar lo que creaste. Amén.


Envía tus saludos a:
No Disponible