Regresar

Dios nos da la comida

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Todos comieron hasta quedar satisfechos, S. Mateo 14: 20.

*Necesitarás una merienda (puede ser fruta picada o un sándwich integral).

En un monte apartado de la ciudad estaba mucha gente reunida para escuchar a Jesús, pues siempre decía cosas muy lindas e interesantes.

Jesús habló por muchas horas y todos estaban felices. Pero al llegar la tarde, comenzaron a sentir hambre. Sus provisiones se habían acabado y no había un lugar cercano para ir a conseguir comida. Al verlos, Jesús se compadeció y pidió a sus discípulos que les dieran de comer.

«¿Cómo les vamos a dar de comer, si son muchos y no tenemos suficiente para todos?», dijeron los discípulos.

Cerca de ellos estaba un niño que había llevado su merienda: unas rebanadas de pan y un par de pescaditos. Rápidamente la sacó y se acercó a los discípulos.

-No es mucho pero quiero compartirlo -dijo.

Al verlo, Jesús le agradeció por su generosidad y bendijo los alimentos. Luego, milagrosamente, ¡el pan y los pescados se multiplicaron! Todos pudieron comer y disfrutar, gracias a la provisión de Dios y a un niño que compartió su alimento con los que lo necesitaban.

Dios siempre está pendiente de tus necesidades. Él da los recursos a tus padres para que puedan comprar la comida que diariamente llega a tu mesa. Ahora disfruta tu merienda mientras piensas en alguna persona necesitada con quien podrías compartir tus alimentos.

HABLA CON DIOS

Gracias Dios por los alimentos que siempre me das, ayúdame a compartirlos con otros. Amén.


Envía tus saludos a:
No Disponible