Regresar

El asna que habló

Matutina para Android

Play/Pause Stop
El justo sabe que sus animales sienten, pero el malvado nada entiende de compasión, Proverbios 12: 10.

*Necesitarás un regalo para tu mascota.

A la mayoría de los niños les gusta tener una mascota en casa. Sin embargo, tenerla implica una gran responsabilidad, porque necesita que la alimentes, que le limpies su casita y que juegues con ella. Muchas veces, pasa el tiempo y los niños. Se olvidan de su mascota, y ya no la atienden. Hasta hay gente que la deja abandonada en algún lugar de la calle. ¡Eso se llama maltrato y es muy triste que suceda!

Balaam era considerado profeta, pero se había apartado de Dios. El rey de los moabitas, Balac, odiaba a los israelitas y pidió a Balaam que a cambio de muchos tesoros y regalos, fuera al campo de batalla y maldijera al pueblo de Dios. Como Balaam vio que los regalos eran muy buenos, aceptó. En la mañana, se levantó, montó su mascota, su asna, y se puso en marcha. ¡Pero Dios no iba a permitir que ese hombre maldijera a su pueblo! Así que, en el camino un ángel se le apareció. Balaam no lo vio, pero su asna, sí.

El asna se asustó y ya no quiso avanzar. ¿Qué crees que hizo Balaam entonces? ¡La golpeó varias veces! Al ver Dios que Balaam no entendía que el ángel estaba allí, ¡algo sorprendente y extraño sucedió! ¡El asna habló!

-¿Qué te hice? ¿Por qué me pegas?

Entonces los ojos de Balaam se abrieron y vieron al ángel que estaba allí. Dios desea que tratemos bien a los animales, porque él nos pedirá cuentas de lo que hagamos con ellos.

HABLA CON DIOS

Querido Dios, ayúdame a tratar bien a mi mascota, amén.


Envía tus saludos a:
No Disponible