Regresar

¡Cuidado con lo que dices!

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Por mucho hablar se dicen tonterías, Eclesiastés 5: 3.

*Necesitarás un huevo y un plato hondo.

Ese día se celebraba el Día de la Independencia en la escuela de Alejandra. Le habían pedido que llevara pantalón azul. Buscó en su clóset y se probó el único pantalón azul que tenía, pero ya no le quedaba. La mamá fue al cuarto de Mónica, la hermana mayor; tomó su pantalón azul y se lo prestó a Alejandra. En la tarde, Mónica fue a su cuarto y justamente buscó el pantalón azul para cambiarse. ¡Se sorprendió de que no estuviera! Fue furiosa al cuarto de Alejandra.

-¡Te odio, te odio, siempre agarras mis cosas!

La mamá llamó a las chicas a la cocina. Le dijo a Mónica:

-Toma ese huevo y rómpelo [que su niño (a) tome el huevo y lo rompa en el plato]. Ahora vuelve a pegar las cáscaras y a colocar la yema adentro.

-¡Eso es imposible, mamá! -replicó Mónica.

-Cuando ofendes a tu hermana sucede lo mismo. Es como si rompieras su ánimo y luego de que te arrepientes, quisieras volverlo apegar. ¿Ya preguntaste por qué Alejandra usó tu pantalón?

La mamá entonces explicó todo a Mónica. Esta se dirigió a su hermana:

-Perdóname, hermanita, dije cosas que no sentía realmente, prometo cuidar mis palabras la próxima vez.

HABLA CON DIOS

Querido Dios, ayúdame a no decir palabras que lastimen a otros. Amén.


Envía tus saludos a:
No Disponible