Regresar

La venganza jamás es buena

Matutina para Android

Play/Pause Stop
No te vengarás, ni guardarás rencor, Levítico 19: 18.

*Necesitarás una tarjetita decorada para tu mejor amigo(a) que diga: «Los(as) mejores amigos(as) siempre se perdonan».

Luis fue esa tarde a casa de Miguel para jugar a los carritos. Llegó la hora de regresar a su casa y Luis comenzó a recoger sus carritos. Pero Miguel notó que tomó dos que eran de él, así que le reclamó:

-¡Oye! ¿Por qué te llevas mis carritos? ¡Esos son míos!

- ¡No es cierto, son míos! ¡Tú tienes unos iguales!

Después de una fuerte discusión, Luis se fue a su casa con los carritos y Miguel se quedó muy enojado. Esa noche, pensó: «¡Ya no quiero ser amigo de Luis Mañana me voy a vengar de él por haberme robado mis carritos!». A la mañana siguiente, mientras Miguel seguía dormido, Luis fue a su casa. La mamá de Miguel abrió la puerta.

-Buenos días, señora Martínez, ¿puedo hablar con Miguel?

La mamá llamó a Miguel, que bajó, adormilado.

-Hola, Miguel, vengo a pedirte una disculpa -dijo Luis-. Ayer creí que tus carritos eran míos pero al llegar a mi casa, me di cuenta de que los míos estaban allí. Vengo a regresarte tus carritos y además te traje otro nuevo que te compré.

¿Qué hubiera pasado si Miguel se vengaba de Luis? Seguramente habrían perdido su amistad, ¿no lo crees? La venganza nunca es buena. Es mejor tener paciencia y perdonar a los demás. Ahora decora tu tarjeta y regálasela a tu mejor amigo(a).

HABLA CON DIOS

Querido Jesús, ayúdame a perdonar y no vengarme de los que me hacen mal. Amén.


Envía tus saludos a:
No Disponible