Regresar

Muñeca de trapo

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Las cosas viejas pasaron; se convirtieron en algo nuevo, 2 Corintios 5: 17.

*Necesitarás una muñeca.

Cuando Sofía cumplió cinco años, su papá le regaló una hermosa muñeca de trapo, suave y fina. Tenía un hermoso vestido y cabello largo con trenzas (muestre la muñeca). ¡Sofía la llamó Leila!

El tiempo pasó. Sofía ya tenía ocho años y aún dormía con Leila. Pero la muñeca cada vez estaba más rota y sucia. Un día se le zafó un brazo. Sofía pidió a su mamá que la arreglara. Los papás señalaron que era mejor que compraran una nueva. Sofía no quiso; era feliz con esa muñeca aunque estuviera sucia, vieja y fea.

Con Dios y nosotros sucede lo mismo. Él tiene poder para crear nuevas personas y nuevos mundos. Cuando Adán y Eva pecaron, él pudo eliminarlos solamente con un chasquido (haga chasquear sus dedos), por desobedientes. Pero nos ama tanto que, aunque estemos sucios por el pecado y merezcamos ser desechados, no nos abandona. Al contrario, mandó a su Hijo para que muriera por nosotros y pudiéramos ser nuevas criaturas.

Los papás de Sofía, en vez de desechar a Leila, la cosieron, la limpiaron, le compraron ropa nueva y la pusieron en una caja de regalo nuevamente. ¡Qué mejor regalo para Sofía!

Algún día, cuando vayamos al cielo, seremos transformados. ¡Luciremos hermosos! Porque somos y siempre seremos especiales para Dios.

HABLA CON DIOS

Gracias Dios porque valgo mucho para ti. Quiero obedecerte en agradecimiento a todo lo que has hecho por mí. Amén.


Envía tus saludos a:
No Disponible