Regresar

Quería ser como Dios

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Yo soy el Señor y no permitiré que den mi gloria a ningún otro, Isaías 42: 8.

*Necesitarás piezas de Lego grandes o cubos para armar una torre.

Desde hace mucho tiempo, los hombres han querido tener el poder que solamente a Dios corresponde, pero eso es imposible. Nadie es más poderoso que él. Tiene más poderes que cualquier otro superhéroe de los que salen en televisión y son fantasía. Además de ser tan poderoso, Dios está lleno de amor hacia sus hijos e hijas.

Antes, la gente de la tierra vivía en un solo lugar, llamado Sinar. Ahí aprendieron a construir grandes edificios. Tan inteligentes eran, que creyeron que podían ser iguales a Dios. Decidieron construir una torre que llegara hasta el cielo. Se habían olvidado de Dios, no querían adorarlo.

Dios entonces les confundió su lenguaje. Ya no podían comunicarse, porque todos hablaban idiomas diferentes. Si uno de los que estaba arriba pedía un ladrillo al que estaba abajo, le pasaba el martillo; si le pedía mezcla para pegar los ladrillos, le pasaba un ladrillo. Los habitantes de Sinar se desesperaron y decidieron irse a otros lugares, en grupos pequeños, de acuerdo los idiomas en común.

Ahora, trata de construir con tus papás una torre de cubos que llegue al cielo. ¿Crees que podrías? Claro que no, porque somos humanos limitados. El único que todo lo puede, es Jesús.

HABLA CON DIOS

Querido Jesús, tú eres el único y poderoso Dios que merece mi adoración. Amén.


Envía tus saludos a:
No Disponible