Regresar

Pan espiritual

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Yo soy ese pan vivo que ha bajado del cielo; el que come de este pan, vivirá para siempre, S. Juan 6: 51.

*Necesitarás pan de barra, mermelada o mantequilla de cacahuate y un cuchillo para untar.

Un viejo lobo que se encontraba en su cueva, en lo alto de una montaña. Estaba moribundo y cansado. ¡Pobre animal, apenas podía moverse!

¿Cómo haría ese viejo lobo para sobrevivir, si no podía salir a buscar alimento? Después de un rato, apareció un cabrito muerto cerca de la entrada de la cueva. Alguien lo había puesto allí en silencio, y se había marchado tal había llegado. ¿Quién crees que había llevado ese alimento al viejo lobo? Pues un joven y robusto león, que le tuvo compasión. Cada semana, el joven león llevaba comida al viejo lobo, y así logró sobrevivir.

De igual manera, existen muchas personas en el mundo que sufren, porque no tienen esperanza y se encuentran como el viejo lobo, cansadas y desesperadas. Nosotros como el león; podemos llevarles el alimento espiritual y hablarles del amor de Dios. ¡Tú eres un león! Puedes compartir el pan de vida, que es Jesús, a los que no lo conocen.

Haz algunos sándwiches de mantequilla de cacahuate y(o) mermelada en forma de corazón, y compártelos en la cena con tu familia. Puedes llevar uno al colegio para compartir con algún niño o alguna niña que no conozca a Dios.

HABLA CON DIOS

Amado Jesús, quiero que otros conozcan tu gran amor, ayúdame a ser compasivo como ese joven león. Amén.


Envía tus saludos a:
No Disponible