Regresar

Brazos fuertes

Matutina para Android

Play/Pause Stop
¡Dios nuestro, Dios grande y poderoso!, Nehemías 9: 32.

*Necesitarás un adulto y un(a) niño(a).

Te propongo un juego divertido. Vas a saltar de la cama o de una silla; tu mamá, o tu papá, se va a colocar a tres pasos de distancia y te sostendrá. Salta tres veces. ¿Cómo te sentiste?

Ahora juega con tu hermano(a) menor o con un(a) amigo(a) de tu edad. También estará a tres pasos. Salta y él (o ella) te sostendrá, tres veces. ¿Te animaste a saltar?

Si tu respuesta es que sí, déjame decirte que fuiste muy valiente. ¿Dudaste antes de saltar? ¿Te caíste? Si tu respuesta es que no, entonces tuviste precaución y no quisiste arriesgarte. ¿Con quién sentiste más confianza? ¿Quién tenía los brazos más fuertes? Seguramente tu papá o tu mamá

Dioses nuestro Padre celestial y quiere que depositemos toda nuestra confianza en él. Es fuerte y poderoso, capaz de sostenernos y ayudarnos en todas las circunstancias de nuestra vida.

En ocasiones tenemos miedo, pero si confiamos en nuestro fuerte y poderoso Padre, siempre estaremos a salvo.

HABLA CON DIOS

Gracias, Padre celestial, porque puedo confiar en que siempre me protegerás. Amén.


Envía tus saludos a:
No Disponible