Regresar

La invitación

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Condúzcanse bien, 1 S. Pedro 2: 12.

*Necesitarás una hoja de papel, un lápiz o una pluma.

Fabián invitó a comer a su casa a su amigo Alfredo un sábado. Pero Alfredo no se comportó muy bien.

Al llegar a la casa, se metió a todas las habitaciones sin pedir permiso. Luego, casi no comió lo que le sirvieron, pero quiso beber mucha agua de sabor y tomar doble porción de postre. Al levantarse de la mesa, dejó sus platos sucios y olvidó dar las gracias.

Más tarde, Fabián le explicó que para el sábado, sus papás le permitían usar juguetes especiales y no los demás. Pero Alfredo no hizo caso y comenzó a sacar todos los juguetes de la caja; escogía los que le gustaban y dejaba regados los otros. Fabián le dijo que los recogiera pero no le hizo caso.

Cuando se aburrió de los juguetes, Alfredo comenzó a brincar sobre la cama de Fabián y la dejó muy desarreglada. Más tarde le dio hambre nuevamente, así que fue a la cocina, abrió el refrigerador y tomó lo que se le antojó.

¿Crees que los papás de Fabián quisieron invitarlo nuevamente? Cuando un(a) amigo(a) te invita a su casa, ¿te sabes comportar? Con ayuda de tus papás identifica los errores que cometió Alfredo. Escriban en una hoja cómo hay que comportarse en cada situación.

HABLA CON DIOS

Ayúdame a comportarme con educación y cortesía cuando me inviten a otras casas, amén.


Envía tus saludos a:
No Disponible