Regresar

Huesos secos

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Huesos secos, escuchen este mensaje del Señor, Ezequiel 37: 4.

*Necesitarás un paquete de macarrones.

¿Te gustan los macarrones? ¡A mí me encantan! Vamos a probarlos. (Ofrezca los macarrones crudos y pruébenlos.) ¡Ay, ay, esto no tiene buen sabor! ¿Qué les falta? Bueno, esos macarrones no están cocinados. Necesitamos cocerlos en agua caliente, después colarlos y prepararlos con crema y queso. Si los preparamos, esos macarrones secos volverán a la vida y tendrán un sabor delicioso.

Dios enseñó al profeta Ezequiel un valle lleno de huesos secos, estaban regados por todo el lugar y no tenían vida. Dios preguntó a Ezequiel: «¿Pueden vivir estos huesos?». –Oh Señor -dijo-, solo tú sabes la respuesta a esa pregunta.

Entonces Dios habló a Ezequiel: «Dile a esos huesos secos que volverán a vivir». Ezequiel dio el mensaje a los huesos. Mientras hablaba, vio que los huesos se unieron y formaron esqueletos completos. Se llenaron de carne y finalmente de piel. Luego sopló un viento y les dio aliento. Los cuerpos comenzaron a moverse. ¡Eran personas vivas nuevamente!

Muchas veces creemos que todo está perdido y no hay solución para los problemas. Pero así como Dios dio vida a esos huesos secos, también puede mejorar las cosas negativas de nuestra vida. Así sucederá, cuando confiemos en él. (Prepare los macarrones secos y deles vida nuevamente.)

HABLA CON DIOS

Padre celestial, cuando parezca que no hay esperanza, ayúdame a creer que tú eres capaz de solucionar cualquier problema. Amén.


Envía tus saludos a:
No Disponible