Regresar

Hablemos bien de los demás

Matutina para Android

Play/Pause Stop
No andes con chismes entre tu gente, Levítico 19: 16.

*Necesitarás plumas de ave dentro de una bolsa.

Un hombre comenzó a hablar mal de su vecino, que era conocido por ser muy amable. Inventó cosas malas y divulgó por todo el pueblo muchos chismes y mentiras de él. Las personas que conocían al buen hombre, fueron rápido a decirle lo mal que hablaba su vecino de él.

Pasado el tiempo, la gente dejó de hablarle al vecino chismoso, porque se había metido en mucho problemas debido a su lengua. Arrepentido, fue a pedir perdón al hombre bueno.

-¿Qué puedo hacer para que me perdones?

-Puedes llevar esta bolsa llena de plumas (muestre la bolsa) y esparcirlas por las calles del pueblo.

El hombre hizo lo que el vecino le dijo. Cuando terminó, volvió con él.

-Ya hice lo que me pediste. ¿Vas a perdonarme?

-Bueno, te perdonaré cuando llenes nuevamente la bolsa con las mismas plumas que esparciste.

¡lmagínate! Qué difícil iba a ser para aquel hombre recoger esas plumas.

Los chismes son como esas plumas. Se esparcen de persona en persona y causan mucho daño. Por eso, Dios nos dice que cuidemos lo que hablamos. Es mejor hablar poco y que digamos solamente cosas buenas de los demás.

HABLA CON DIOS

Querido Dios, ayúdame a cuidar lo que digo. Amén.


Envía tus saludos a:
No Disponible