Regresar

Nuestra gran recompensa

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Me espera la corona merecida que el Señor me dará, 2 Timoteo 4: 8.

*Necesitarás cacahuates, palomitas o dulces, 5 tarjetitas que digan «RECOMPENSA», 5 tarjetitas que digan «CASTIGO», cartulina o foamy color dorado, molde para hacer una corona, piedras de colores y pegamento.

Vamos a jugar «Recompensa o Castigo». (Mezcle las tarjetas y póngalas en montón con las letras hacia abajo. En turnos, cada jugador saca una tarjeta. Si le toca «RECOMPENSA», recibe una golosina. Si le toca «CASTIGO», se le aplica un castigo, como cantar, saltar como conejo, ladrar como perro, lavar algunos platos, traerle las pantunflas a mamá, etcétera.)

¿Qué te gustó más, las recompensas o los castigos?

La gente no siempre recibe lo que le corresponde. Hay personas malas que tienen dinero y fama, y hay personas buenas que son muy pobres. Pero algún día, todo será diferente. Todos recibiremos la recompensa o el castigo que merezcamos porque Dios será justo.

Las personas que hayan sido muy malas van a morir por siempre. En cambio, las personas buenas, aunque hayan muerto, resucitarán y junto con quienes aún vivan, todos recibiremos una hermosa recompensa: iremos al cielo y recibiremos ropa blanca, además de coronas de piedras preciosas.

Haz una corona a tu medida; pega las piedras. Colócala en un lugar especial de tu habitación para que te ayude a recordar lo hermoso que será estar en el cielo con Jesús.

HABLA CON DIOS

Gracias Dios porque algún día recibiré mi corona como recompensa, ayúdame a aceptarte en mi corazón y a obedecerte, amén.


Envía tus saludos a:
No Disponible