Regresar

Generosidad

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Les aseguro que todo lo que hicieron por uno de estos hermanos míos más humildes, por mí mismo lo hicieron, S. Mateo 25: 40.

*Necesitarás ropa y juguetes en buen estado para regalar.

Era Navidad. La señora Alvarado estaba ocupada con todos los preparativos para esa noche: las compras, el árbol, los regalos, la cena y las llamadas a los invitados. Toda la familia ayudaba a preparar la casa para la hermosa celebración. De repente, alguien llamó a la puerta. Era un mendigo, que pedía un trozo de pan y un abrigo. La señora, desesperada porque tenía muchas ocupaciones, le dijo que volviera más tarde.

Cuando todo estuvo listo, la señora y su familia se bañaron, y se pusieron sus mejores ropas para esperar a sus invitados. Sonó el teléfono. Uno de los hijos contestó; era la familia Rodríguez, los invitados que esperaban. Llamaban para avisar que no irían a la cena, pues les había surgido una emergencia. Ahora, ¿qué iban a hacerlos Alvarado? ¡Pasarían esa Navidad solos, con toda esa comida y los regalos!

Poco después regresó el hombre hambriento. Así que la familia decidió ayudarlo. Le dieron ropa limpia y lo invitaron a cenar con ellos esa noche. ¡Fue una Navidad diferente y hermosa para todos, porque cuando ayudamos, somos más felices!

¿Te gustaría ayudar a alguien este día? Puedes regalar ropa y juguetes en buen estado y que ya no uses, a alguien que los necesite.

HABLA CON DIOS

Amado Jesús, quiero ayudar a los demás como si fuera a ti mismo. Ayúdame a lograrlo, amén.


Envía tus saludos a:
No Disponible