Regresar

Como un eco

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Debes ser un ejemplo, en tu modo de hablar y de portarte, 1 Timoteo 4: 12.

*Necesitarás dos vasos desechables y un hilo o estambre de 3 metros.

La familia de Anita decidió ir el domingo a unas cavernas que se encontraban cerca de la ciudad. Anita y su hermanita disfrutaron el paseo. Cuando entraron a una de las cavernas, se dieron cuenta de que algo repetía lo que ellas decían. Si Anita decía: «¡Hola!», se escuchaba otra voz: «¡Hola...!». «¿Cómo estás?» Volvía a escucharse: «¿Cómo estásss...?» Esa otra voz, era el eco.

Cuando hacemos algo bueno o malo, siempre hay personas a nuestro lado que nos miran. Son nuestros hermanitos, que siempre están atentos para imitarnos.

Si dejas tirada tu ropa en el piso, no terminas tu plato de comida, o te quejas y no ayudas a mamá en lo que te pide, tu hermanito (a) seguramente hará lo mismo.

Nuestros hermanitos desean imitarnos porque nos ven como un ejemplo a seguir. ¿Te das cuenta de qué importante es hacer lo bueno y no lo malo?

Ahora harás un teléfono con dos vasos y un hilo. Que papá o mamá haga un agujero en la base de los vasos. Luego pasa el hilo por los hoyos, haz un nudo en la punta para que se sostenga. Habla a través del vaso y verás cómo se escucha tu voz al otro extremo. Di a tu hermanito (a) cosas lindas y te las repetirá: «¡Hola hermanito (a), te quiero mucho! ¡Eres muy importante para mí! ¡Quiero que imites las cosas buenas que hago!».

HABLA CON DIOS

Querido Jesús, ayúdame a ser un buen ejemplo para mi hermano (a). Amén.


Envía tus saludos a:
No Disponible