Regresar

¡No a las tentaciones!

Matutina para Android

Play/Pause Stop
El que sabe hacer el bien y no lo hace comete pecado, Santiago 4: 17.

*Necesitarás un letrero que diga: «¡No a las tentaciones!».

Los papás de Julián habían salido a cenar, así que llamó a sus vecinos para que fuerana su casa. Primero jugaron videojuegos, luego a la pelota. Después, uno de los amigos puso en la computadora una película de terror. Julián nunca había visto una película de esas, porque sus padres le habían enseñado principios cristianos. No quiso verla, pero sus amigos se burlaron de él: «¿Eres gallina o qué?».

Julián no quiso parecer cobarde, así que se sentó con los demás en la sala y comenzaron a ver. Julián se tapaba los ojos cuando sucedía algo aterrador. No sabía cómo decirles que la apagaran. De pronto, se escuchó que alguien abría la puerta. ¡Eran los papás! ¡Habían regresado temprano! Rápidamente, Julián quitó la película. Los papás vieron a Julián y sus amigos nerviosos y sospechosos, pero guardaron silencio.

Ese día, a la hora de la devoción familiar, los papás hablaron de lo importante que es ser fieles a Dios en todo, y no dar entrada a Satanás en nuestros corazones. Julián entonces confesó lo que había pasado esa tarde y lo arrepentido que estaba. Sus papás explicaron que, a veces, es mejor parecer cobarde que hacer cosas de las que nos podamos arrepentir. Recuerda (muestre el letrero): «¡No a las tentaciones!». Julián aprendió la lección, pidió perdón a Dios, y decidió siempre negarse a hacer algo malo.

HABLA CON DIOS

Querido Dios, quiero serte fiel, aunque sienta presión para hacer lo malo. Ayúdame a alejarme de las tentaciones, amén.


Envía tus saludos a:
No Disponible