Regresar

Nuestro refugio

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Has hecho del Señor tu refugio y no te sobrevendrá ningún mal, Salmos 90: 9.

*Necesitarás una sábana, almohadas y una lámpara de acampar.

(Haga un refugio con la sábana y las almohadas y cuente la historia a la luz de la lámpara.) Muchos niños le tienen miedo a las tormentas, especialmente a los relámpagos y los truenos. A ti, ¿te pasa lo mismo?

Un día, mientras Jesús viajaba con sus discípulos en un pequeño barco, se desató una fuerte tormenta. Jesús había trabajado mucho ese día y estaba muy cansado, así que cuando la tormenta comenzó, estaba profundamente dormido.

Pasaron los minutos y la tormenta aumentó. Se escuchaban truenos por todos lados. Los relámpagos brillaban en el cielo. El barco empezó a hundirse. Los discípulos estaban muy aterrados. Entonces llamaron a su Maestro: «¡Jesús! ¡Jesús! ¡Ayúdanos, porque nos vamos a morir!».

En ese momento, Jesús comprendió que sus amigos estaban en problemas y rápidamente los ayudó. Habló al fuerte viento y le dijo:

-¡Silencio! ¡Quédate quieto!

El viento se calmó, y todo quedó completamente tranquilo. ¡Sus amigos no podían creer lo que veían! ¡Jesús había tenido el poder de detener la fuerte tormenta!

Así, él puede calmar cualquier preocupación o temor que tengas. Solamente pídelo y te ayudará.

HABLA CON DIOS

Gracias, Jesús, porque eres mi refugio en medio de la tormenta. Amén.


Envía tus saludos a:
No Disponible