Regresar

Dios te entiende

Matutina para Android

Play/Pause Stop
Corazón alegre, cara feliz; corazón enfermo, cara triste, Proverbios 15: 13.

*Necesitarás un círculo con una cara feliz dibujada de un lado; al reverso, una carita enojada y otro círculo con una carita triste, y al reverso, una cara asustada.

¿Sabías que en nuestra cara y en nuestras acciones, se refleja lo que sentimos?

¿Cómo te sientes cuando tienes una sonrisa? [Su niño(a) muestra la carita feliz.] ¿Cómo te sientes cuando tienes el ceño fruncido? (Muestra la cara de enojado.) ¿Cómo te sientes cuando lloras? (Cara triste) ¿Cómo te sientes cuando no hay nadie? (Cara asustada.)

Es muy bueno que Dios nos haya dado emociones, porque así expresamos a los demás cómo nos sentimos.

En ocasiones, cuando estamos enojados, quizás sintamos deseos de pegar, gritar o lastimar a otra persona, pero debemos aprender a demostrar lo que sentimos sin ser agresivos. Por ejemplo, si un niño te molesta o no te deja jugar, podrías decirle «¿Me dejas jugara mí ahora?», «Una vez tú y otra vez yo», «No me gusta que me digas esas cosas feas», o «No me gusta que hagas eso».

Otras veces podrías sentir tristeza o miedo por algo. Es bueno que lo digas a tus papás, y ellos te ayudarán a sentirte mejor.

Dios nos dice que cuando estamos felices, nuestro cuerpo crece y está más sano. Por lo tanto, trata de disfrutar todo con alegría.

HABLA CON DIOS

Gracias, Dios, porque puedo expresar mis sentimientos. Cuando esté de malas o tenga miedo, ayúdame a sentirme mejor. Amén.


Envía tus saludos a:
No Disponible