Regresar

Jesús, el jardinero

Matutina para Android

Play/Pause Stop
El árbol bueno no puede dar fruto malo, S. Mateo 7: 18.

*Necesitarás una maceta vacía, con dos orificios en la base, semillas una regadera, una bolsa con tierra y una plantita en otra maceta.

¿Sabías que en la Biblia, Dios es comparado con un jardinero? Un buen jardinero, antes desembrar, va al lugar donde venden toda clase de semillas y plantas, y se toma tiempo para escoger las mejores.

Imagínate que Jesús, el mejor de todos los jardineros, quiere sembrar tomates en una maceta. Vamos a ver cómo, y le vamos a ayudar. ¿Qué crees que necesita tu planta para crecer?

Primero colocamos la tierra en la maceta. Es una tierra especial, que tiene muchos nutrientes para que la semilla se alimente (coloque la tierra en la maceta). Luego colocamos las semillas en de la tierra. Después la regamos cada determinado tiempo, para que el agua ayude también a su crecimiento (coloque las semillas, y riegue la tierra). Finalmente, colocamos la maceta cerca de un lugar donde le den el aire y el sol, para que también la ayuden a crecer (colóquela en la ventana).

Así, Dios tiene muchos planes para nosotros. Desea que crezcamos y con la ayuda del Espíritu Santo, produzcamos muchos frutos espirituales como el amor, la bondad, la paciencia y la obediencia. Dios te ama y desea que seas feliz, y que cada día te parezcas más a él. (Enseñe la planta en la otra maceta.)

HABLA CON DIOS

Dios, te doy gracias porque me diste al Espíritu Santo, que me ayuda a parecerme a tu hijo Jesús. Ayúdame a dar frutos de amor, paciencia y bondad.


Envía tus saludos a:
No Disponible