Regresar

Nunca seré pastor

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«Yo sé los planes que tengo para ustedes, planes para su bienestar y no para su mal, a fin de darles un futuro lleno de esperanza. Yo, el Señor, lo afirmo». Jeremías 29: 11

CUANDO ERA UN NIÑO, mientras que estaba sentado en la iglesia, me decía a mí mismo: «Haga lo que haga, nunca seré predicador», y lo decía en serio. Me crié en un hogar con una madre cristiana y un padre no creyente. Al principio la fe de mi madre impactó mi vida, pero los tiempos cambiaron y cuando era adolescente me distancié del Señor. No tenía mucho interés por la iglesia o las cosas de Dios, pero un día pasó algo. Iba a alta velocidad en un carro con mi amigo por una carretera estrecha y con la música a todo volumen, y de repente perdí el control del vehículo. El coche se subió a la acera y las dos ruedas del lado derecho quedaron trabadas en la acerca, como un tren en una vía de ferrocarril, me dirigía en dirección hacia un poste de luz a toda velocidad y sin poder girar.

Mi vida pasó frente a mí en un segundo y solo alcancé a pensar: «Dios, por favor sácame de esta, y cambiaré mi vida y te serviré». Entonces, en lugar del choque frontal contra el poste, el vehículo cambió de dirección y quedó entre el poste de luz y un bloque de hormigón, evitando ambos obstáculos por unas pocas pulgadas. Creo que Dios envió su ángel para protegerme y librarme de un accidente que pudo haberme costado la vida.

Poco después cumplí mi promesa e ingresé a la universidad a estudiar Administración de Empresas. Sin embargo, Dios me estaba llamando a ser pastor. A través de los años se me han presentado numerosas oportunidades de predicar el evangelio a miles de jóvenes. Una de mis mayores bendiciones en el ministerio fue tener la satisfacción y el privilegio de bautizar a mi padre. Y pensar que una vez me dije a mí mismo: «Nunca seré predicador».

Ten cuidado de lo que dices. Ten siempre presente en tu mente que Dios tiene grandes planes para ti. ¿Por qué no entregar tu corazón a Jesús hoy?

Si el Señor pudo usar a una persona rebelde como yo, ¡ten la seguridad de que también te puede usar a ti!

Al Richard Powell

Director de Ministerios Juveniles de la División Interamericana


Envía tus saludos a: