Regresar

Memoriza tu Biblia

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«Instruye al niño en el camino correcto, y aun en su vejez no lo abandonará». Proverbios 22: 6, NVI

CRECÍ EN UNA FAMILIA NUMEROSA. Esto tuvo sus ventajas, pero también muchos desafíos. Aun recuerdo nuestro viaje cuando emigramos desde Colombia hacia Venezuela. Éramos una familia de ocho miembros y con pocos recursos. Mi padre se dedicaba al colportaje, y habíamos visto en numerosas ocasiones la manera como Dios suple las necesidades de sus hijos.

Cuando nos mudamos a Venezuela yo tenía siete años. Hoy, al recordar esos tiempos, comprendo mejor la carencia de bienes materiales que había en nuestro hogar, pero al mismo tiempo valoro más y agradezco la forma en que nuestros padres supieron manejar esa situación, pues no notábamos la pobreza y vivíamos muy felices.

Cada día realizábamos el culto familiar tanto en la mañana como en la tarde. Antes de salir a colportar, nuestro padre se aseguraba de que todos estuviéramos en la sala para leer el devocional. También repetíamos el versículo para memorizar de ese día. Como mencioné, éramos ocho, así que mediante la repetición aprendíamos un versículo cada día. En el culto vespertino todos repetíamos el versículo que habíamos aprendido en la mañana y además estudiábamos la lección de la Escuela Sabática.

El sábado de tarde, en la Sociedad de Jóvenes, toda la familia pasaba al frente a decir los siete versículos de la semana. Esto nos permitió recordar los textos aprendidos y de esa manera mantener y desarrollar la relación con Dios. A largo plazo, esta costumbre demostró ser muy eficaz en el manejo de los diversos desafíos que la vida nos presentó. Cada vez que enfrentaba una dificultad o situación adversa, un versículo de esos que había memorizado llegaba a mi mente.

El hecho de que hoy estés leyendo este testimonio sugiere que tú también reconoces los beneficios de la devoción diaria. Uno de esos beneficios es que al momento de enfrentar una tentación puedes responder, como Cristo, con un «escrito está» y de esa manera vencer a los ataques de Satanás.

Hoy es un nuevo día, hoy puedes avanzar un paso más en el camino de la memorización de las Escrituras. Si hoy desarrollas el hábito de leer y memorizar tu Biblia, a largo plazo cosecharás los resultados.

 

David Poloche

Venezuela


Envía tus saludos a: