Regresar

A prueba de balas

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«Yo sé los planes que tengo para ustedes, planes para su bienestar y no para su mal». Jeremías 29: 11

CUANDO TENÍA CUATRO AÑOS DE EDAD mis padres se divorciaron, y yo me quedé viviendo con mi mamá. Unos años después nos mudamos a Puerto Rico. Vivíamos en un residencial famoso por su criminalidad. El narcotráfico, la drogadicción, el uso de armas de fuego y los asesinatos eran el pan de cada día.

Un niño aprende lo que ve. Yo veía que cuando alguien mataba a otra persona, el asesino era muy respetado por los demás. Cuanto más violento eras, más te respetaban. También noté que el narcotráfico era muy lucrativo, los traficantes llevaban «la buena vida» y me vi muy tentado a iniciarme en esos caminos; sin embargo, dos experiencias me hicieron cambiar de opinión.

Vi muchos asesinatos antes de llegar a mis años de adolescencia. En una ocasión vi cuando un amigo recibió 94 balazos. En otro incidente me encontraba con unos amigos en un barandal del vecindario, vimos que se acercó silenciosamente un vehículo negro y estacionó detrás de uno de los edificios. Había un traficante de drogas no muy lejos de nosotros. Unos hombres salieron del vehículo y comenzaron a dispararnos. Mientras corríamos yo podía escuchar las balas silbando al pasar por mis oídos y echando chispas al impactar en la calle y en las paredes de concreto de los edificios. Nos estaban disparando con rifles AK-47. Mientras nosotros corríamos los tiradores Voltearon sus armas y le dispararon al traficante que estaba cerca de nosotros y lo mataron. Estas experiencias cambiaron mi vida, me hicieron reflexionar y hoyando en los caminos del Señor.

Satanás está atacándonos especialmente a ti y a mí. Él quiere destruir la juventud porque sabe la gran obra que podemos hacer y la influencia que podemos tener. Por eso utiliza las drogas, el sexo ilícito, el crimen, las pandillas, para que Dios no pueda cumplir su propósito en ti. Pero hoy puedes tomar la decisión de ser un joven ejemplar como Daniel, José y otros héroes de la Biblia, que desde muy jóvenes fueron fieles representantes de Dios. Es mi deseo en este día que no tengas que pasar por lo que yo pasé para escoger al Señor, entrégate a él y pídele que cumpla su plan en ti.

 

Anónimo

Puerto Rico


Envía tus saludos a: