Regresar

Confiando en los planes de Dios –Segunda parte-

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados». Romanos 8: 28, RV95

MI NOMBRE ES CHRISTIAN LAZO, tengo 21 años y quiero contarte el resto de la historia que mi hermana empezó ayer. Después de habernos protegido de los extorsionistas, Dios continuó guiando mi vida y la de mi familia. Aunque los delincuentes no habían vuelto a establecer contacto con nosotros, mis padres seguían temiendo por nuestras vidas. Ellos creían que la mejor decisión era sacarnos de El Salvador hacia otro país donde estaríamos más seguros.

En ese momento empezó la búsqueda de un lugar donde Stephany y yo pudiésemos continuar nuestros estudios. Aunque encontramos muchas opciones, ninguna de ellas era lo que mis padres buscaban. Entonces nos sugirieron una pequeña academia en las montañas de Dayton, Tennessee. Después de hacer averiguaciones, mis padres decidieron enviarnos a estudiar allí, la Laurelbrook Academy, y el 28 de mayo de 2012 nos llevaron para allá.

Despedirnos de nuestros padres fue uno de los momentos más difíciles de nuestras vidas, especialmente sabiendo la inseguridad a la que ellos regresarían en El Salvador. Mi hermana, entonces con apenas catorce años, sufrió intensamente la separación. Fueron momentos muy difíciles.

Para nosotros, llegar a un nuevo país, con una cultura e idioma diferentes, fue todo un desafío. A pesar de eso, Dios se manifestó en nuestras vidas. Después de un año de estudio en Laurelbrook, ingresé a la Southern Adventist University en Tennessee. Al cabo de cuatro años me gradué en enfermería. En mayo de 2016, mi hermana terminó la secundaria en Laurelbrook y en julio de ese mismo año, Dios le dio la oportunidad de asistir a esa universidad, donde actualmente ella también estudia enfermería.

A través de estos años he aprendido a confiar en Dios sin importar las circunstancias. Con la ayuda de Dios, nuestros padres, familia, amigos y la iglesia, hemos logrado salir adelante a pesar de los obstáculos. No importa la situación en la que te encuentres, los planes de Dios nunca fallan.

Lo que puede parecer una tragedia, Dios lo convierte en una bendición. Nunca lo dudes, Dios siempre tiene el control.

 

Christian Lazo

El Salvador


Envía tus saludos a: