Regresar

«Todo lo que tengo en la vida»

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«Tú eres mi refugio; tú eres todo lo que tengo en esta vida». Salmo 142: 5

ASÍ DESCRIBE DAVID, en el Salmo 142, a quien ha sido su refugio -el Señor-, cuando se sintió acosado por sus enemigos y perseguido. Este Salmo se convirtió en mi fortaleza durante los ocho años que requiere la formación de un médico en mi país. Siempre pedía al Señor en oración: «Tal vez no sea el mejor estudiante, tal vez no sea tu mejor instrumento; pero no permitas que alguien se burle de tu hijo por serte fiel».

Enfrenté, desde el primer año, diversos obstáculos, desde tener un padre no adventista, hasta la presión de tomar exámenes parciales y finales en sábado. Logré sobreponerme a dichas pruebas mediante el poder de Dios, aunque no negaré que algunas fueron muy difíciles. Sin embargo aún en la más dura prueba sentí que Dios me presentaba la salida. Permíteme contarte un acontecimiento en particular que nunca olvidaré.

Mientras cursaba el séptimo año de la carrera me encontré en la rotación clínica de Psiquiatría. La evaluación final de dicho curso fue programada para el último sábado de enero de 2015. Desde que lo supe, comencé a orar, y me acompañaron con sus oraciones, mis padres, que para ese entonces ya mi padre era adventista gracias a Dios, el pastor y otros hermanos. Dos días antes del examen abordé al jefe del área. Llevando en mente posibles soluciones, le expuse que debido a mis principios adventistas no podía presentarme, rápidamente contesto: «No te preocupes, nos vemos el domingo en el diferido». No fue necesario decir más, ni enviar solicitudes escritas, tan solo agradecer a Dios aquella noche por esa respuesta tan rápida.

Ese sábado alabé su nombre en su templo, mientras mis compañeros estaban en la Universidad. El domingo, cuando colocó el examen sobre mi escritorio me dijo: «Yo creo en Dios también, y creo que debemos obedecerle, y ¿quién soy yo para oponerme a la forma en que tú lo haces?». Ese día sentí que verdaderamente Dios es «mi refugio» y «todo lo que tengo en la vida».

 

Irving Josué Villalta Blanco

El Salvador


Envía tus saludos a: