Regresar

Obediencia primero

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«Respeta el sábado; no te dediques a tus negocios en mi día santo. Considera este día como día de alegría, como día santo del Señor y digno de honor; hónralo no dedicándote a tus asuntos, ni buscando tus intereses y haciendo negocios. Si haces esto, encontrarás tu alegría en mí, y yo te llevaré en triunfo sobre las alturas del país». Isaías 58: 13-14

HACE ALGUNOS AÑOS, mientras vivía en Inglaterra, perdí mi trabajo y estuve sin empleo durante algunos meses. Mis ahorros se estaban agotando. Fue en esos momentos cuando me llamaron para una entrevista de trabajo, y me fue bien. Me ofrecieron un puesto de trabajo. Antes de aceptar, le pregunté si podría trabajar hasta las 3:30 de la tarde los viernes durante el invierno, ya que el sol se pone mucho más temprano durante esa estación.

También pregunté si podría trabajar horas extra durante la semana para como pensar los viernes. Antes de darme una respuesta, el entrevistador me pidió que le explicara la razón. Así lo hice, pero me dijo que no podía aceptar lo que le estaba solicitando. Un poco decepcionado, le dilas gracias por haberme tomado en cuenta para el trabajo y le dije que no podía aceptar el puesto.

Unas pocas semanas después de la entrevista me hablaron de otra oferta de trabajo en una organización benéfica. Al revisar los requisitos, me di cuenta de que no estaba cualificada, y por eso decidí no presentarme. Al poco tiempo recibí una llamada, en la que me pedían que me inscribiera en la lista, ya que solo una persona lo había hecho. Finalmente lo hice, para darles la oportunidad de ser capaces de llevar a cabo su actividad. Me llamaron para una entrevista, donde hice la misma petición acerca del sábado. La respuesta fue totalmente inesperada.

Me dijeron que mi compromiso con mis creencias decía mucho acerca de mi integridad y que debido a la naturaleza del trabajo, yo era la candidata más adecuada. Me dieron el trabajo porque decidí seguir a Jesús y observar el día de reposo. Dios usó ese trabajo para mostrarme el plan que tenía pensado para mí.

Dios también tiene un plan para tu vida, mantente firme en tus convicciones verás cómo ocurren maravillas.

 

Kerry-Ann Witter

Jamaica


Envía tus saludos a: