Regresar

¡No está en venta!

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«“Pero nadie ha hecho el arma que pueda destruirte. Dejarás callado a todo el que te acuse. Esto es lo que yo doy a los que me sirven: la victoria”. El Señor es quien lo afirma». Isaías 54: 17

EL 19 DE NOVIEMBRE DE 2013 me disponía a llevar a solicitar el desalojo en una propiedad en alquiler, por lo que tuve que ir a la Corte. Estando allí me dijeron que había sido nombrado para ser miembro de un jurado. Al Segundo día, me pidieron que fuese el presidente y portavoz del jurado. Traté de rechazar la responsabilidad, pero uno de los funcionarios me dijo que Dios me había enviado y que estaba seguro de que yo tenía que presidir el jurado.

Después de una semana de juicio, un miembro del jurado comenzó a hablar y comportarse de forma extraña. En la fase final del proceso, intentó sobornar a un grupo de los miembros del jurado para que emitieran un veredicto que no hubiera sido fiel a nuestro juramento de actuar en conformidad con lo que dicta la con ciencia. Cuando me enteré de todo, un día antes del final del juicio, de inmediato informé de ello por escrito al tribunal. Cuando estábamos a punto de comenzar con las deliberaciones, sugerí que oráramos para que Dios guiara nuestras decisiones. El miembro que había ofrecido el soborno se abalanzó sobre mí por encima de la mesa. Una vez el veredicto fue pronunciado me amenazó de muerte en presencia de otros miembros del jurado.

A partir de ese día toda mi vida cambió. Ingresé a un programa de protección, tuve que dejar atrás todo lo que amaba y todo lo que había construido, pero allí, lejos de todos y en un lugar oscuro y en oración constante vi que Dios trabaja de una manera que solo podría haber imaginado. Cuando estaba más débil, él me consoló y me hizo entender que ninguna arma forjada contra mi persona iba a prosperar. Por razones obvias no puedo darte muchos detales de mi persona, pero quiero que al enfrentar la vida hoy lo hagas con la seguridad de que Dios te acompañará y te protegerá, como lo ha hecho conmigo hasta ahora, también quiero animarte a que no coloques tus principios a la venta, mantener la conciencia limpia vale más.

 

Anónimo

con modificación de algunos detalles de ubicación para proteger la intimidad de las personas


Envía tus saludos a: