Regresar

¡Apareció justo a tiempo!

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«Antes que ellos me llamen, yo les responderé antes que terminen de hablar, yo los escucharé». Isaías 65: 24

ME ENCONTRABA EN UNA SITUACIÓN bastante común: Necesitaba ayuda económica para mis estudios. En esta ocasión necesitaba dinero para completar mi maestría. Solicité una beca del gobierno, pero cuando entregué la documentación la señora que me atendía me dijo: «No te sientas mal si no la consigues. Las probabilidades están en tu contra. Nunca otorgamos becas a las personas que nos la solicitan por primera vez. Por otra parte, puedes estudiar esta carrera aquí en casa». ¡Imagínate! Incluso antes de que comenzara, ya estaba desanimada.

Mientras llevaba a cabo mis devociones personales me topé con una anotación que había escrito en mi diario hacía algunos años. Acababa de descubrir Isaías 65: 24 y daba las gracias al Señor por su bondad. No podía ser un error que el Señor me recordase ese texto de nuevo. Así que tracé un plan: Decidí orar todos los días durante los dos próximos meses por la aprobación de la beca y para recordarle al Señor su promesa. Cumplí mi promesa y todos los días oré por una respuesta. También pedía mi madre que orase por mí, y lo hizo.

La fecha límite para la aprobación llegó; era el 24 de agosto a las cinco de la tarde. Esperé al lado del teléfono durante todo el día, asegurándome de responder a todas las llamadas. Vi como pasaban las horas en el reloj, y llegaron y pasaron las cinco. No hubo ninguna llamada telefónica. A pesar de que estaba triste, continué hasta el anochecer, como de costumbre. Sabía que había hecho todo lo que estaba en mis manos, y ahora dependía del Señor. Dejé de contestar el teléfono, y mi madre continuó en mi lugar, ya que yo no quería hablar con nadie.

Eran cerca de las 6:45 de la tarde cuando escuché el sonido del teléfono. Entonces oí un fuerte «¡Aleluya!». Corrí hacia el teléfono y mi madre me lo entregó. Una señora muy emocionada reía mientras me decía, «Nadia, enhorabuena por haber sido galardonada con una beca del gobierno para terminar tus estudios».

¡Dios se manifestó justo a tiempo!

 

Nadia A. King Rodríguez

Bahamas


Envía tus saludos a: