Regresar

¡No necesitas luchar!

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«No son ustedes los que van a pelear esta batalla. Tomen posiciones, estense quietos y verán cómo el Señor los librará. [...] ¡No tengan miedo ni se asusten; marchen mañana contra ellos, porque el Señor está con ustedes!». 2 Crónicas 20: 17

¡LA VIDA CON CRISTO es toda una aventura! ¡Siempre hay algo nuevo! ¡Nuevas experiencias! ¡Nuevos descubrimientos! ¡Todo es nuevo! No obstante, eso no quiere decir que no haya batallas que luchar, desafíos que superar y dificultades que enfrentar.

Recuerdo que en muchas ocasiones, mientras asistía a la escuela pública, tuve que mantenerme firme en más de una oportunidad con respecto a la observancia del sábado. Hubo una ocasión en la que yo era la voz principal del coro de la escuela secundaria en el Festival Nacional Infantil de las Artes. Este era un acontecimiento importante que abarcaba a las tres islas, y por desgracia, nuestra actuación estaba prevista para el viernes por la noche. Sin embargo, no podía permanecer en silencio acerca de mi fe y expresé mis creencias a la directora.

La directora trató de convencerme diciéndome que solo sería durante quince minutos y que Dios lo entendería, pero me mantuve firme cual árbol en el medio del cauce de un río: no me moverían. Ella incluso intentó hablar con mis padres, quienes le dijeron que hablara conmigo, ya que ellos sabían los valores y principios que me regían. Entonces se acercó al director del centro, quien le dijo: «Si él no asiste, ninguno de nosotros asistirá».

Cuando ella se dio cuenta de mi determinación, comenzó a hablar con el coordinador principal de las islas para negociar un cambio de día: de viernes a jueves; lo que era prácticamente imposible. Sin embargo, lo imposible se volvió posible. El festival y el vuelo fueron reprogramados al jueves, y alabado sea Dios, ganamos el primer lugar

Cuando nos mantenemos firmes a Dios, él lucha nuestras batallas por nosotros, ¡como hizo por Josafat y por mí! Mantente siempre firme en tus principios y prepárate para la victoria. No estás solo. En todas tus batallas Jesús te acompaña y lucha a tu lado.

¿Contra qué te tocará luchar hoy? No lo sé, pero quiero animarte a hacer de Jesús tu compañero y te aseguro que vencerás hoy y siempre.

 

Carlon Nyack

Islas Caimán


Envía tus saludos a: