Regresar

Oración constante

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«¿De dónde vendrá mi ayuda? Mi ayuda vendrá del Señor, creador del cielo y de la tierra». Salmo 121: 1-2

A DIARIO DESPERTAMOS para enfrentarnos a nuevos desafíos, pero pocos sabemos que el día puede verse interrumpido por algo que escape de nuestro control. Como madre joven que soy, llevo a mis niños a la escuela, y paso a recogerlos para volver a casa, como siempre.

Una tarde, cuando llegué a la escuela, una niña de la clase de mi hija corrió hasta mí y me preguntó si estaba buscando a Nicole y le dije que sí. Inmediatamente, corrió hasta la parte trasera del edificio para buscarla, pero no la encontró. Revisé los alrededores del edificio sin resultado alguno. Otro niño dijo: «Las personas de aquella casa se la llevaron». Se trataba de una casa que estaba situada prácticamente dentro del patio de la escuela.

Me dirigí hacia el lugar señalado y llamé a Nicole, pero nadie respondió. Seguí llamando y poco después escuché tímidamente su voz, pero la señora que vivía en la casa no la dejó salir. Me enfadé y empecé a tocar la puerta, pero la señora me respondió: «No está aquí».

Como madre, profesora, amiga y compañera cristiana de mis hijos, en aquel momento no pensé en orar; sin embargo, es lo primero que debemos hacer, pues el Señor atiende a sus hijos cuando lo llaman. Cuando necesitamos ayuda, debemos contemplar las montañas y preguntarnos: «¿De dónde vendrá mi ayuda? Mi ayuda vendrá del Señor, creador del cielo y de la tierra» (Salmo 121: 1, 2). Poco tiempo después y con ayuda de la policía y de los amigos que nos rodeaban, logré recuperar a Nicole. Sin lugar a dudas, Dios nos ayuda cuando se lo pedimos.

Qué bueno es saber que si acudimos al Señor, él nos escucha. Hoy te animo a buscarlo siempre, no solo cuando necesites algo de él. He aprendido a planear mi día dejando un espacio abierto para que Dios lo llene.

Que nuestra oración en este día sea: «Señor, ayúdanos a acudir siempre a ti y a glorificarte por medio de nuestras vidas».

 

Tomasa Ortiz de Smith

Belice


Envía tus saludos a: