Regresar

Cómo tener fe

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«Así pues, la fe nace al oír el mensaje, y el mensaje viene de la palabra de Cristo». Romanos 10: 17

«ESTOY DE ACUERDO con todas las doctrinas y principios que ustedes me han enseñado, pero no tengo fe. Y no me gustaría bautizarme y ser un miembro de su iglesia sin tener fe. Eso sería algo hipócrita». Estas fueron las palabras que nos expresó Esmeralda. Ya habíamos terminado el curso de doctrinas bíblicas y era el momento de tomar la decisión. Al principio esta joven se había mostrado muy interesada en el estudio, pero ahora estaba confundida y desanimada.

Mi compañero y yo no supimos qué responder ante tan inesperada respuesta. Él realizó un gesto y de inmediato empezó a argumentar, pero yo permanecí en silencio. Unos minutos después, ante nuestro prolongado silencio, la joven agregó: «¿Cómo puedo tener fe?». En ese momento solo atiné a decir el primer versículo que me llegó a la mente, el texto que leímos al principio de esta meditación: «La fe nace al oír el mensaje, y el mensaje viene de la palabra de Cristo» (Romanos 10: 17). Para serte sincero debo reconocer que lo dije sin mucho entusiasmo, únicamente lo dije «porque sí». Pero inmediatamente noté un cambio en la actitud de Esmeralda. «¿Es eso cierto? -preguntó- ¿Quiere decir que debo acercarme a escuchar y así algún día desarrollaré fe?». «Eso es correcto», le confirmé.

Luego de esa visita noté que Esmeralda empezó a asistir de manera regular a las reuniones y programas de la iglesia y al cabo de dos meses, para nuestra sorpresa, por su propia iniciativa decidió entregar su vida a Cristo y fue bautizada. Poco tiempo después conoció a un joven y entusiasta pastor, con el que contrajo nupcias. Hoy en día participa con fidelidad y entusiasmo en la iglesia con su esposo.

Hoy no sé cuál es tu situación, quizás no recuerdes el momento exacto en el que tu fe nació o alcanzó su punto culminante, de hecho no tienes que recordarlo, lo importante es que al escuchar la Palabra de Cristo, al creer en el evangelio, al aceptar a Jesús como tu salvador personal, te estás colocando en el camino correcto, el camino de la fe.

Transita hoy por ese camino y ayuda a otros a que escuchen la Palabra y así ellos también puedan desarrollar su fe.

 

Rosalino Domínguez Romero

México


Envía tus saludos a: