Regresar

En paz con Dios

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«Haz lo recto y lo bueno a los ojos del Señor, para que te vaya bien y entres y tomes posesión de la buena tierra que el Señor juró dar a tus padres». Deuteronomio 6: 18, RVC

A LO LARGO DE MI VIDA he experimentado la protección divina de diversas formas, también he enfrentado pruebas y desafíos, especialmente con relación al sábado. Observar el día de reposo bíblico hizo que obtener un título universitario me resultara sumamente difícil, pero gracias a Dios lo logré. Luego tuve que buscar un trabajo que me permitiera guardar el cuarto mandamiento.

Con la ayuda de Dios conseguí un empleo donde trabajaba de lunes a viernes. Todo iba bien hasta que empezaron a cambiar algunas normas: programaban capacitaciones en sábado o extendían el horario de trabajo hasta fin de semana. La situación se fue haciendo cada vez más difícil hasta que en una oportunidad fui citada ante mis superiores para explicar por qué no asistía a las capacitaciones sabáticas. Al escuchar mis razones se burlaron de mí, me dijeron que la religión no era una causa válida para faltar al trabajo y se burlaron de mí.

Continué en el trabajo, orando y pidiéndole a Dios que fortaleciera mi fe. Al cabo de unos días me notificaron que me suspenderían durante cinco días sin derecho a salario. Más adelante falté a otra capacitación y me suspendieron por ocho días, el máximo que podían suspenderme.

Pasé varias noches angustiada, no quería perder mi empleo, pero tampoco que ría fallarle a mi Dios. Recibí la notificación de que si faltaba a una capacitación más podría ser despedida sin derecho a prestaciones. Después de varios días de tensión tomé la decisión de renunciar a mi trabajo. Es difícil tomar una decisión así, especialmente después de haber trabajado en el mismo lugar durante más de quince años, pero hacer «lo recto y lo bueno a los ojos del Señor» vale más que todo el oro del mundo.

Doy gracias a Dios por la decisión que tomé. Me quedé sin empleo pero tengo la conciencia limpia ante mi Dios, eso es lo más importante para mí.

Sé que hoy tienes planes y metas, anhelas marcar la diferencia en el mundo, la mejormanera de lograrlo es obedeciendo a Dios, haciendo esto te irá bien.

 

Yessenia Galicia

Guatemala


Envía tus saludos a: