Regresar

Su plan

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«Mis planes para ustedes solamente yo los sé, y no son para su mal, sino para su bien. Voy a darles un futuro lleno de bienestar». Jeremías 29: 11, TLA

ME BAUTICÉ A LOS QUINCE AÑOS. Pocos días después de mi bautismo mi congregación me asignó algunas responsabilidades y las acepté con mucha alegría. Unas semanas más adelante me atacó una enfermedad misteriosa. Los médicos me hicieron varias pruebas pero no podían diagnosticarme acertadamente. Me congestionaba, se me cerraban las vías respiratorias y no podía respirar. En más de una oportunidad me ingresaron de emergencia y llegué a estar interno durante más de un mes.

Mi enfermedad y el riesgo que corría me hicieron reflexionar en mi vida y allí en la cama del hospital pedí perdón por mis pecados, me encomendé a la misericordia divina y le prometí al señor servirle si me devolvía la salud. Poco tiempo después me recuperé completamente. ¡Alabado sea Dios!

Días después recibí una invitación para prepararme como misionero en un proyecto llamado OYTM (Un año en la misión, por sus siglas en inglés). Unos 140 jóvenes recibimos capacitación para llevar a cabo proyectos de testificación en favor de la comunidad y de la iglesia. Luego de eso, dieciocho jóvenes fuimos seleccionados para visitar la ciudad de Puebla y allí servir de apoyo en algunas iglesias por medio de los estudios bíblicos y una campaña evangelística en la ciudad. Cuando el proyecto finalizó decidí quedarme unos días más para continuar ayudando a los hermanos en la predicación.

Hace unos meses, recibí la invitación para ser capacitado en un proyecto llamado MOVE, en Belice, para continuar capacitándome y servir como misionero para alcanzar a otros para Cristo. Ahora entiendo que Dios me ha dirigido hasta aquí. Yo tenía otros planes para mi vida, pero Dios me ha mostrado que sus planes son mejores y he comprendido que el Señor desea que yo le sirva por medio del ministerio pastoral. Tengo en mente la intención de formar un proyecto que sirva para preparar jóvenes para ser misioneros.

¡Cuán grandes son los planes de Dios! ¿Ya sabes cuál es el plan de Dios para tu vida? Si ya lo sabes te invito a que te lances y persigas ese plan. Si aun no lo sabes hoy te invito a orar y a encomendar tu vida en las manos del Señor, para que él te dirija por el buen camino.

 

José Enrique Cruz

México


Envía tus saludos a: