Regresar

Mi guardaespaldas

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«El que vive bajo la sombra protectora del Altísimo y Todopoderoso dice al Señor: “Tú eres mi refugio, mi castillo, mi Dios, en quien confío"». Salmo 91: 1

VARIAS DE MIS VIVENCIAS ilustran este Salmo. Cuando apenas tenía cinco años, otro niño, sin explicación alguna, me dio un empujón desde un puente, pero milagrosamente los ángeles me sostuvieron y caí de pie. Un año después, un carro me atropelló y recibí un fuerte golpe en la cabeza que me dejó inconsciente por varias horas. En estas dos experiencias sentí que Dios me protegió.

Otra experiencia, ahora siendo adulto, me demostró que Dios protege a sus hijos. Me encontraba impartiendo una campaña evangelística en un pueblo de Colombia. Era una zona muy insegura pero a pesar de ello la iglesia, que tenía unos cien miembros, apoyó la actividad y cada noche muchas personas se quedaban de pie agolpadas escuchando a través de las ventanas la Palabra de Dios. De seguro el enemigo estaba muy enojado.

El viernes antes de la última reunión fui a un centro de internet para grabar un CD con la música de la campaña para uno de los visitantes. En el pequeño local solo nos encontrábamos tres personas: un joven que estaba en la puerta, un caballero sentado a mi lado y yo. De repente, y sin mediar palabra, un individuo entró al local y empezó a disparar al joven en la puerta y al caballero que estaba a mi lado. El joven que estaba en la puerta, guardaespaldas del caballero que estaba a mi lado, cayó al suelo y por primera vez vi morir a una persona en esas circunstancias. El caballero huyó herido y supe después que murió en el hospital.

Aunque lamento la muerte de esas dos personas doy también gracias a Dios porque me preservó la vida una vez más. Logramos terminar las reuniones con éxito y veinticinco personas aceptaron a Jesús y fueron bautizados. ¿Sabías que tú y yo vivimos constantemente en peligro? Sin embargo, Dios nos protege, él envía sus ángeles para que te acompañen en todo lo que haces.

Hoy quiero invitarte a que hagas del Salmo 91 una realidad en tu vida. Escoge vivir bajo la sombra protectora del Altísimo y Todopoderoso.

 

Mauricio Buitrago

Colombia


Envía tus saludos a: