Regresar

Con la fe de un niño

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«Después de irme y de prepararles un lugar, vendré otra vez para llevarlos conmigo, para que ustedes estén en el mismo lugar en donde yo voy a estar». Juan 14: 3

DE NIÑO DISFRUTABA MUCHO viajar con mi padre. Como pastor, él tenía que visitar todas las iglesias de su distrito así que lo acompañaba cada vez que me resultaba posible. La experiencia que te quiero contar ocurrió durante uno de esos viajes.

Recuerdo que tenía unos diez años de edad y mi padre me había invitado a acompañarlo a una junta con los líderes de una de sus iglesias. En este momento debo reconocer que las juntas me resultaban muy aburridas, lo que en realidad disfrutaba era la compañía de mi padre. Así que decidí salir hacia el patio de la iglesia mientras celebraban la junta. Mientras caminaba vi un fuerte resplandor en el cielo y de pronto aparecieron muchas luces de colores. Inmediatamente pensé: «Es sin duda la Segunda Venida de Jesús». Sentí miedo y comencé a correr desesperado. Mientras corría sentí como si el suelo desapareciera y caía al vacío. Me dije despavorido: «La tierra me tragó», pero en realidad había caído en una zanja.

Mis gritos alertaron a dos damas que se encontraban cerca, corrieron y me prestaron auxilio. Cuando me sacaron de la zanja me preguntaron qué había sucedido. Todavía presa del miedo les respondí: «¿No se dan cuenta? Es la Segunda Venida de Jesús». Ellas, entre carcajadas, me dijeron: «No, no te preocupes, es tan solo el festival de las luces que se celebra hoy en la ciudad».

Puede que en este momento, al igual que las damas te estés riendo de mi inocencia, pero cabe que nos preguntemos: ¿Esperamos con ansias la Segunda Venida de Jesucristo? Han pasado más de veinte años desde aquel día, y casi dos mil años desde que Cristo realizó la promesa de volver otra vez, sin embargo cada día procuro confiar como un niño en la promesa de nuestro Señor. Creo que Jesús volverá. Mi corazón palpita de emoción cuando leo la promesa de Jesús: «Vendré otra vez» (Juan 14: 3).

Al iniciar un nuevo día te quiero animar a mantener firme tu convicción en la Segunda Venida. Jesús vendrá, no porque haya guerras, terremotos, y hambre. Volverá porque nos ama y anhela tenernos a su lado. Confía en su promesa con la fe de un niño.

 

Juan Otoniel Perla

Estados Unidos


Envía tus saludos a: