Regresar

Alcancé salvación

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«Todos los que invoquen el nombre del Señor, alcanzarán la salvación». Romanos 10: 13

RECUERDO QUE MIENTRAS CURSABA el octavo grado era un joven sin vicios. Nunca olvidaré el día en que uno de mis compañeros se me acercó y me dijo: «¿Quieres consumir droga conmigo?». En aquel momento no tuve el valor de rechazar la oferta así que, por miedo a enfrentar las burlas de mis compañeros y queriendo ser aceptado por ellos, dije que sí. Llegó el día señalado, salimos de clases y nos fuimos a una zona alejada de la ciudad y allí me drogué por primera vez. Ese día llegué a mi casa llorando y arrepentido diciéndome que nunca más lo volvería a hacer.

Ocho años más tarde me encontraba perdido en el mundo de las drogas. Ahora tocaba la guitarra para una agrupación de rock muy reconocida en mi país y en el extranjero. Tenía todo lo que un joven podía desear: dinero, fama y chicas. Poco a poco me sumergía en un pantano del que luego no tendría fuerzas para salir. Mis padres sufrían al verme en esa condición, pero yo continuaba rumbo a la autodestrucción.

Un día, tal y como le sucedió al hijo pródigo, todo se vino abajo. Perdí mi trabajo como músico y automáticamente se esfumaron la fama y el dinero que tenía. No comprendía qué estaba pasando. En un solo día se me cerraron todas las puertas, todas menos una. Una noche, mientras estaba acostado en mi cama mirando el techo dije: «Señor, yo no te conozco, no sé quién eres y no creo en ti, pero si me dices que eres real creeré en ti». Inmediatamente el teléfono de mi casa sonó y una voz femenina me dijo: «Christian, Dios es real».

A partir de esa noche todo cambió. Yo no tenía fuerzas para salir del abismo de las drogas, pero Dios tenía de sobras. Hoy han pasado siete años y desde el día en que nací de nuevo por medio de las aguas del bautismo, soy libre de drogas. En mi hora de angustia y desesperación invoqué el nombre del Señor y él me salvó. No sé qué situación estés atravesando hoy, pero quiero invitarte a iniciar este día invocan do la presencia de Dios. Pídele que te acompañe y coloca tu vida bajo su protección.

Hoy tú también puedes experimentar la salvación que viene de Dios.

 

Cristian Suárez

Colombia


Envía tus saludos a: