Regresar

Si pudieras ver el futuro

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«Pon tu vida en sus manos, confía plenamente en él, y él actuará en tu favor». Salmo 37: 5, TLA

COMO JÓVENES, siempre queremos alcanzar nuestras metas, hacemos planes cada día sobre cómo las lograremos pero, ¿cuántas veces consultamos a Dios con respecto a ellas? A veces resulta difícil comprender cuál es la voluntad de Dios para nosotros. Sin embargo, en muchas oportunidades nos resulta aún más difícil aprender a aceptar la voluntad de Dios para nuestras vidas.

Hace unos años, luego de finalizar mis pasantías en un canal de televisión regional de mi ciudad, me ofrecieron la oportunidad de un contrato de trabajo para ejercer mi profesión, así que acepté de muy buena gana. Todo estaba listo para empezar, solo tenía que recibir una llamada de confirmación por parte de quien sería mi jefe, pero esa llamada nunca llegó. Días después, me llamaron para decirme que ya no me necesitaban. Como lo hacen muchas personas, empecé a cuestionarme y hasta renegar contra Dios reclamando sus promesas. «Señor —decía-, ¡nunca he trabajado un sábado! ¡Siempre doy diezmos y ofrendas! ¡Busco cada día el reino de Dios y su justicia! ¿Por qué me va mal?».

Un mes después me enteré, por medio de los noticieros, de que todos los empleados en el área en la que yo iba a trabajar habían sido amenazados por bandas criminales, todos temían por sus vidas. En ese momento me di cuenta de que aunque no siempre resulta fácil aceptar o comprender lo que Dios quiere para nosotros, siempre, a largo plazo, resulta más conveniente. De mi experiencia aprendía no dudar de Dios, él siempre quiere lo mejor para nosotros. Cada inconveniente en nuestras vidas puede ser un medio que Dios usa para evitarnos problemas mayores.

Como Job, tú y yo podemos atravesar circunstancias que no comprendemos y pareciera que Dios no está con nosotros, pero él siempre está ahí, guiándonos por la senda de la salvación si se lo permitimos.

Al iniciar este día aprende a confiar en Jehová, toma su mano y permítele guiar tu vida, no te afanes, echa sobre el Señor tu carga, reconócelo en todos tus caminos, y él enderezará tusveredas (ver Proverbios 3: 6, RV95).

 

Sharon Viera

Colombia


Envía tus saludos a: