Regresar

Dios pelea mis batallas

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«Esa gente peleará contra ti, pero te aseguro que no te podrán vencer, porque yo estaré a tu lado para cuidarte». Jeremías 1: 19, TLA

AYER TE CONTÉ CÓMO LOGRÉ ingresar en la universidad para estudiar Medicina Veterinaria. En una oportunidad, mientras regresaba a mi casa, me quedé dormida en el autobús. De repente me despertó un golpe en la pierna y escuché una voz que me dijo: «Dame todo lo que tienes». Al despertar vi a todos los pasajeros llorando y angustiados mientras tres jóvenes los despojaban de sus pertenencias. Uno de aquellos jóvenes tenía un arma en sus manos y eso me asustó mucho, al punto que empecé a temblar. Mientras le entregaba todo el dinero que llevaba empecé a orar a mi Dios, entregándole mi vida una vez más y pidiéndole que me perdonara si le había fallado.

Pocos instantes después otro de los atracadores empezó a gritarme, a pedirme que le entregara todo lo que tenía y amenazó con matarme. Durante ese momento de tensión mantuve la confianza en Dios y le dije que Dios no se agradaba de lo que ellos estaban haciendo. Me gritaron que me callara, pero yo seguía repitiendo lo mismo, hasta que uno de aquellos muchachos le dijo al otro: «Ella ya me entregó todo. Déjala». Me sentí aliviada en ese momento y le di las gracias a Dios por haberme protegido.

Más tarde, ese mismo día, recibí un mensaje hermoso y consolador que decía: «Pelearán contra ti, pero no te vencerán, porque yo estoy contigo, dice Jehová, para librarte» (Jeremías 1: 19, RV95).

Ese día, en un autobús, conocí por experiencia propia la seguridad y protección que Dios brinda a sus hijos. Hoy tú también puedes experimentar esa protección y esa misma seguridad que yo sentí frente a los asaltantes en el autobús. Puede que hoy no enfrentes delincuentes ni tu vida esté en peligro, pero de igual manera puedes realizar tus actividades cotidianas con la seguridad de que Dios está a tu lado para protegerte.

Encomiéndate hoy en las manos del Señor, pídele que te acompañe y no habrá enemigo que pueda vencerte.

 

Cruzmary Perdomo

Venezuela