Regresar

RESTAURADOS A SU IMAGEN

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«Amados, ahora somos hijos de Dios y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque lo veremos tal como él es» (1 Juan 3: 2).

EL DESEO DE CRISTO JESÚS es restaurar la imagen original del hombre y rehacerla a su semejanza: «A los que antes conoció, también los predestinó para que fueran hechos conformes a la imagen de su Hijo» (Romanos 8: 29). «Habiéndoos despojado del viejo hombre con sus hechos y revestido del nuevo. Este, conforme a la imagen del que lo creó, se va renovando hasta el conocimiento pleno» (Colosenses 3: 9, 10).

La ciencia menciona el mimetismo como la propiedad que tienen algunos animales y plantas de asemejarse al ambiente en que viven. Cuanto más tiempo pasan en ese medio, más semejantes serán, a tal grado que con facilidad se esconden del enemigo y no se distinguen a simple vista. Así sucede con el creyente que pasa mucho tiempo escondido en Cristo. Cuanto más tiempo permanece a su lado y lo contempla con el inmenso deseo de ser transformado, tanto más se restaurará la imagen del Señor Jesús en su vida.

El Comentario Bíblico Adventista menciona: «Se necesita el poder que resucitó a Cristo para crear de nuevo la imagen divina en nosotros» (t. 7, pág. 174). E. G. White explica:

Debemos dar a Dios todo el corazón, o no se realizará el cambio que se ha de efectuar en nosotros, por el cual hemos de ser transformados conforme a la semejanza divina [...]. Cuando Cristo mora en el corazón, el alma rebosa de tal manera de su amor y del gozo de su comunión, que se aferra a él; y contemplándole se olvida de sí misma. El amor a Cristo es el móvil de sus acciones (E. G. White, El Camino a Cristo, pág. 43, 44).

La transformación mediante la contemplación es una de las leyes espirituales más importantes. Hoy, podemos contemplar la vida de Cristo tal como está registrada en las Escrituras y meditar en ella. La transformación puede no ser instantánea pero es segura cuando lo hacemos con total sinceridad. Hoy puedes ser más semejante a él.


Envía tus saludos a: