Regresar

Cristo viene pronto

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«El que da testimonio de estas cosas dice: "Ciertamente vengo en breve”. Amén ¡Ven, Señor Jesús!» (Apocalipsis 22: 20).

UNA DE LAS VERDADES más solemnes y gloriosas que revela la Biblia, es la de la Segunda venida de Cristo. Por eso, Melanchthon dijo: «Este viejo mundo no está lejos de su fin», y Knox, el reformador escocés, agregó: «¿Y no ha de regresar por ventura? Sabemos que volverá, y con prontitud». E. G. White cita a Ridley, quien expresó: «El mundo llega sin duda a su fin. Así lo creo y por eso lo digo. Clamemos del fondo de nuestros corazones a nuestro Salvador, Cristo, con Juan el siervo de Dios: Ven, Señor Jesús, ven» (E. G. White, El Conflicto de los siglos, pág. 348).

Desde hace algún tiempo, un falso experimento científico está circulando por Internet. El doctor Schumann de la Universidad Tecnológica de Munich supuestamente reveló un estudio que hizo durante diez años acerca de la rapidez con que la Tierra gira sobre su eje. Usó la herramienta de la metafísica Cuántica y la astrofísica meta cuántica para comprobar que la Tierra gira más rápido Sobre su eje que antes. Encontró que la Tierra, durante siglos, giró a una velocidad de 7.8 hz, pero que a partir del 1980 ese número cambió, ya que ahora giraría a una velocidad de 12 hz. De acuerdo a esta supuesta investigación, el día de 24 horas se convierte en solamente de 16, y por eso los días son más cortos ahora que antes.

Más allá de esos falsos estudios científicos, la Biblia presenta que el tiempo es breve, y que los acontecimientos finales sucederán rápidamente. El tiempo se acaba y la venida de Cristo Jesús está más cerca de lo que pensamos. Esta ha sido la esperanza de sus verdaderos discípulos durante siglos. Esta promesa ha iluminado el camino de los cristianos y ha traído esperanza a los mártires. Muchos han dado su vida para proclamar esta verdad. La confianza en la Segunda Venida ha traído alegría y esperanza a aquellos cuyas pruebas parecían imposibles de sobrellevar.

Los que creemos en Cristo debemos levantar nuestra mirada constantemente y estar preparados para la Segunda Venida de nuestro Señor. No hay tiempo que perder, debemos correr a los pies de la cruz para alcanzar salvación y tomados de la mano poderosa del Señor, entrar al reino de los cielos.


Envía tus saludos a: