Regresar

Cristo ofrece paz al corazón

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«La paz os dejo, mi paz os doy yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón ni tenga miedo» (Juan 14: 27).

EL MUNDO ANHELA LA PAZ, pero está lejos de encontrarla, porque no se proclama por decreto, no se recibe de mano humana, ni de un sistema religioso o político. La paz se genera en el corazón de una persona cuando acepta a Cristo como su Salvador personal y tiene su presencia maravillosa en su interior.

Vemos mucha angustia en el mundo por la inseguridad, por lo que está sucediendo y por lo que sucederá en el futuro. Pero la paz nos ayuda a estar tranquilos y seguros en medio de un mundo revuelto y lleno de tinieblas, porque la paz es individual, no colectiva. El apóstol Pablo dijo: «Cuando digan: “Paz y seguridad”, entonces vendrá sobre ellos destrucción repentina, como los dolores a la mujer encinta, y no escaparán» (1 Tesalonicenses 5: 3). La paz no es producida por el hombre, sino por Cristo en el corazón del hombre.

Podríamos decir que en el huerto del Edén el hombre tenía paz con Dios y dentro de su corazón. Gozaba de las bendiciones todos los días, tal como lo relata el Génesis. También tenía todo lo que necesitaba. Allí no había enfermedad ni muerte. La Biblia dice:

Jehová Dios plantó un huerto en Edén, al oriente, y puso allí al hombre que había formado. E hizo Jehová Dios nacer de la tierra todo árbol delicioso a la vista y bueno para comer; también el árbol de la vida en medio del huerto, y el árbol del conocimiento del bien y del mal (Génesis 2: 8, 9).

Por la presencia del árbol de la vida, el hombre tenía vida eterna y, en consecuencia, no se enfermaba ni moría. Antes de la irrupción del pecado en la tierra la humanidad gozaba de paz.

Dios desea restaurar esa paz original, que implicaba más que la mera ausencia de conflictos. Él quiere derramar todas las bendiciones espirituales y materiales en nuestra vida, tal como lo hizo con Adán y Eva. Hoy podemos recibir ese regalo inesperado. ¿Deseas aceptarlo?


Envía tus saludos a: