Regresar

Cuando la paz se ausenta

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«Cuando llegó cerca de la ciudad, al verla, lloró por ella, diciendo: “¡Si también tú conocieras, a lo menos en este tu día, lo que es para tu paz! Pero ahora está encubierto a tus ojos” (Lucas 19: 41, 42).

CUANDO EL PECADO entró en el corazón del hombre, el mundo Se llenó de oscuridad. La humanidad se alejó de Dios, y ese distanciamiento hizo que la paz que reinaba desde el principio se esfumara. Por eso Adán y su mujer se escondieron de la presencia de Dios. Al no tener paz, un vacío se apoderó de sus corazones y generó un sentimiento de culpa que se transmitiría luego a las siguientes generaciones.

El profeta Isaías clama: «Ay de los que se esconden de Jehová encubriendo sus planes, y sus obras las hacen en tinieblas, y dicen: “¿Quién nos ve, y quién nos conoce?”» (Isaías 29: 15). La paz se retiró de la tierra y nunca se ha recuperado. El pecado generó la separación, porque el hombre lo permitió, y cada vez que permitimos que el pecado nos separe de Cristo, la paz está ausente, aunque queramos tenerla.

Así sucedió cuando nuestros primeros padres pecaron. La tierra fue maldecida y el dolor y el sufrimiento a partir de ese momento serían parte de la vida cotidiana (Génesis 3: 16, 17). Asimismo, el pecado nos desconecta de Dios y solo nos acarrea desdicha. No permitamos más que el pecado nos separe de Dios. Clamemos todos los días para que él esté cerca de nosotros y nos traiga la paz.

Cuando Adán y Eva fueron expulsados del huerto del Edén perdieron el gozo y la alegría. Comenzaron a ver cómo caían las hojas de los árboles, las flores se marchitaban y los animales peleaban. Al caminar por la tierra, las espinas y los cardos los lastimaban, y comenzaron a experimentar el dolor y la tristeza. Fue allí, al meditar en su suerte, que reconocieron que la paz que antes tenían era muy necesaria y prometieron no volver a perderla.

Si en algún momento hemos perdido esa paz, volvamos a Cristo y vivamos bajo su pabellón. Pronto experimentaremos de nuevo la paz perfecta, para no perderla jamás.


Envía tus saludos a: