Regresar

Hay que sepultar el pasado

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«Había criado a Hadasa, es decir, a Ester, hija de su tío, porque era huérfana. La joven era de hermosa figura y de buen parecer. Cuando su padre y su madre murieron, Mardoqueo la adoptó como hija suya» (Ester 2: 7).

UNA DE LAS MALAS DECISIONES de muchos es aferrarse al pasado. Miran hacia atrás y solamente logran ver su desgracia y su incapacidad. En lugar de crecer, disminuyen. Quedan encerrados en un círculo vicioso en el que el pasado no los deja avanzar hacia el futuro. Las malas decisiones del pasado se convierten en una telaraña de la que no pueden escapar.

Ester fue diferente. Aunque sabía que era adoptada, porque sus padres habían muerto, Mardoqueo la había criado con mucho cuidado y dedicación, enseñándole los principios basados en la Palabra de Dios. Ella aprovechó toda oportunidad para avanzar. Entregó su corazón a Dios y dejó que él dirigiera su futuro. Cuando el rey Asuero le colocó la corona real, la aceptó como la voluntad de Dios, sin intimidarse, aunque no era de la aristocracia. Si ella se hubiera aferrado a su hermosura y su buen parecer en lugar de a Dios, habría fracasado y nunca hubiéramos conocido su historia.

No pienses más en tu pasado o en la poca suerte que has tenido, ni en las injusticias que sufriste. No dejes que nada ni nadie ponga límites a tu vida. Dios te ha dado libertad para pensar, creer, intentar y triunfar. Sin importar las circunstancias, el lugar o lo que digan, mira hacia adelante, usa tu fe, porque cuando Dios actúa, ¿quién podrá impedirlo? No hay fuerza humana que tenga ese poder. El salmista afirma con mucha razón: «Aunque mi padre y mi madre me dejen, con todo, Jehová me recogerá» (Salmos 27: 10). Si tenemos esa confianza en Dios, seremos guiados en el presente y Dios dirigirá nuestro futuro, porque habremos puesto nuestra vida en sus manos.

Ester creyó en su Dios, confió en él, oró y ayunó, y Dios contestó su oración. Se convirtió en un instrumento para liberar al pueblo judío de la destrucción. Aun si has tenido un pasado oscuro o te hayan faltado oportunidades como la de Ester, puedes mirar con confianza hacia el futuro, sabiendo que Dios proveerá siempre los medios para cumplir su voluntad en tu vida. Hoy, ora para que Dios te muestre los planes que tiene para ti y déjate conducir por el Espíritu Santo.


Envía tus saludos a: