Regresar

Se necesitan vidas transparentes

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«Aquí estoy atestiguad contra mí delante de Jehová y delante de su ungido, si he tomado el buey de alguno, si he tomado el asno de alguno, si he calumniado a alguien, si he agraviado a alguno o si de alguien he aceptado soborno para cerrar los ojos; y os lo restituiré» (1 Samuel 12: 3).

UNA DE LAS NECESIDADES del cristiano es ser íntegro y transparente ante el mundo. Ahora bien, ¿qué es transparencia? Es la capacidad que tiene un objeto de dejar pasar la luz y permitir la vista a través de él. La transparencia es medida por la mecánica cuántica. Es probada por la radiación infrarroja, la luz ultravioleta, los rayos X o los rayos gama. Los materiales que cumplen estas características son dos: el vidrio y el aire.

Confianza y honradez son sinónimos de transparencia en la vida de los creyentes porque no esconden nada a la vista de los demás. Dios nos pide que seamos como el vidrio o el aire; también nos pide que seamos así en nuestra conducta, en nuestro trabajo que a diario realizamos, en nuestras transacciones comerciales y con nuestra familia.

Cuando la luz del evangelio penetra en nuestro corazón y llevamos una vida transparente, esa luz también alumbrará a los demás e iluminará sus caminos hacia Cristo.

La vida del profeta Samuel fue una vida así. Cuando le preguntó al pueblo si había algo que le reprochara o le reclamara, los israelitas respondieron que su vida era intachable (véase 1 Samuel 12: 4). La Biblia confirma que Samuel se mantuvo fiel a Dios (3: 20). Dios requiere de sus hijos transparencia en el diario vivir, tal como Samuel, porque una vida oscura y opaca nunca llegará al reino de Dios.

El consejo de Dios es:

No tendrás en tu bolsa una pesa grande y otra pesa chica, ni tendrás en tu casa un efa grande y otro efa pequeño. Una pesa exacta y justa tendrás; un efa cabal y justo tendrás, para que tus días sean prolongados sobre la tierra que Jehová, tu Dios, te da (Deuteronomio 25: 13 - 15).

Hoy, pidamos que la luz de Dios ilumine nuestro interior, y que esa luz se refleje a través de nosotros para alumbrar al mundo.


Envía tus saludos a: