Regresar

La pasión de Dios

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos» Juan 15: 13).

LA PASIÓN es un sentimiento muy fuerte hacia una persona, tema, idea u objeto. Es un vivo interés por una causa. Es una inclinación exclusiva hacia algo. Es una acción de padecer. Significa fuerza, ganas y deseo ferviente. La pasión de Dios es que seamos salvos en su nombre. Su pasión es tan fuerte, que entregó su vida en nuestro lugar, murió por nosotros y se entregó así mismo para salvarnos.

Hay muchos ejemplos de personas apasionadas. Michael Phelps fue un apasionado campeón de natación, por eso no se conformó con una o dos medallas de oro, ¡sino que ganó catorce! Steve Jobs, cofundador de Apple, tuvo pasión por innovar y facilitar la vida. Eso lo impulsó a producir dispositivos móviles, computadoras y otros aparatos que han abierto miles de posibilidades de comunicación.

Otro ejemplo destacado fue Martin Luther King, Jr., quien luchó por los derechos de las personas más allá de su raza o el color de su piel. Por eso, dijo en su famoso discurso: «Tengo un sueño. Sueño que mis cuatro pequeños hijos vivirán un día en una nación donde no serán juzgados por el color de su piel sino por el contenido de su carácter». ¡Eso es pasión que trasciende!

La pasión engendra pasión. El amor a Dios se convertirá en amor por los perdidos. Si lo que estás buscando es el sentido de tu vida, responde hoy al llamado divino, y volverás asentir pasión por Dios y por los demás.

El anhelo de Dios por estar contigo hizo que su propio Hijo estuviera dispuesto a morir en la cruz. Su único motivo fue el amor. Déjate amar por Dios, quien pagó un altísimo precio por tu vida. Para él no hay nada más importante que tú. Agradece a Dios en este día la gran pasión que siente por ti.


Envía tus saludos a: