Regresar

Ya es hora de levantarnos del sueño

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«Conociendo el tiempo, que es ya hora de levantarnos del sueño, porque ahora está más cerca de nosotros nuestra salvación que cuando creímos» (Romanos 13: 11).

A VECES TENEMOS la impresión de que hay más personas dormidas que despiertas en la iglesia de Dios. Aquellos que están dormidos dejan pasar el tiempo y las oportunidades en su preparación para el cielo. Al contrario, los que están despiertos se preparan para encontrarse muy pronto con su Dios. Incluso hoy permanece intacta la verdad de que aquellos que duermen en una tibia complacencia propia, en el día del Señor, serán sorprendidos como si viniera un ladrón en la noche, «y no escaparán».

Estamos viviendo en tiempo de gracia, un tiempo prestado, en suspenso, cuando todo puede suceder. Es una época peligrosa, todo está pasando con mayor rapidez. Pero Jesús nos dejó un mensaje de advertencia:

De la higuera aprended la parábola. Cuando ya su rama está tierna y brotan las hojas, sabéis que el verano está cerca. Así también vosotros, cuando veáis todas estas cosas, conoced que está cerca, a las puertas. De cierto os digo que no pasará esta generación hasta que todo esto acontezca. El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán (Mateo 24: 32-35).

Mientras el pueblo de Dios se prepara, los eventos se están cumpliendo. Algunos hechos de este tiempo nos ayudan a darnos cuenta de que falta poco para ir a casa; por ejemplo, la crisis moral de las personas, el grado de maldad prevaleciente en la sociedad, el surgimiento de nuevas enfermedades, la desintegración familiar y los grandes desastres ecológicos.

Por lo tanto, debemos prepararnos para ser trasladados al cielo. Esto implica, estar a cuentas con Dios y con nuestros semejantes. Así, nuestro nombre puede permanecer escrito en el libro de la vida. En un momento vendrá el esposo para realizar la unión eterna con la iglesia, su esposa.


Envía tus saludos a: