Regresar

Dios es tu sombra

Matutina para Android

Play/Pause Stop
«Jehová es tu guardador, Jehová es tu sombra a tu mano derecha. El sol no te fatigará de día ni la luna de noche. Jehová te guardará de todo mal, él guardará tu alma» (Salmos 121: 5-7).

MUCHOS DE LOS HECHOS ADVERSOS que suceden en nuestra vida, se deben a las malas decisiones que tomamos, nosotros o nuestros antecesores. Si pudieras hacer una lista de las veces que tomaste decisiones equivocadas, ¿cuál sería el resultado? Alguno podría afirmar: «Yo tenía la seguridad de que mi matrimonio funcionaría»; «Creí que este era el gran negocio de mi vida», «Nunca pensé que venir a este país sería mi desgracia»; «Escoger esta profesión fue un error». Ahora, imagina cómo sería tu vida si Dios, que nunca se equivoca, te hubiera instruido en el camino que debías escoger, ¿crees que las cosas serían diferentes ahora?

La cita bíblica de hoy asegura que tu Defensor está a tu derecha, listo para intervenir a tu favor: «El que habita al abrigo del Altísimo morará bajo la sombra del Omnipotente» (Salmos 91: 1). Necesitamos permanecer bajo el abrigo de aquel que todo lo puede, para quien no hay nada imposible. Estas palabras nos animan a reposar en Dios y poner nuestra confianza en él, porque de otra manera no podemos hacer nada. Solamente al andar en su luz y su verdad estaremos caminando correctamente.

A pesar de las penurias que habían soportado, no había una sola persona débil en todas las filas. Los pies no se les había hinchado en sus largos viajes, ni sus ropas habían envejecido: Dios había subyugado y dominado ante su paso las fieras y los reptiles ponzoñosos del bosque y del desierto (E. G. White, Patriarcas y profetas, pág. 456).

Si Dios actuó así con su pueblo del pasado, también obrará ahora con nosotros; solamente necesitamos vivir bajo su sombra y depender totalmente de su presencia. Él multiplica el sustento de cada día, nos libra de muchos peligros y abre puertas que por mucho tiempo estuvieron cerradas. Para él no hay nada imposible, conoce el futuro desde el principio de la vida, nos cuida día y noche y satisface muchas necesidades sin que nos demos cuenta.

El verdadero socorro solamente puede venir de aquel que hizo los cielos y la tierra y, por tanto, tiene poder suficiente para auxiliarnos. Que Dios nos ayude a permanecer bajo su sombra.


Envía tus saludos a: